Plaga destruye mil 605 hectáreas de bosque en Hidalgo

Plagas afectan pinos, oyameles y mezquites en bosques y plazas urbanas de Hidalgo





Áreas boscosas de Hidalgo enfrentan la plaga del escarabajo barrenador o descortezador que afecta principalmente a especies de pinos y oyamel.

El fenómeno no sólo se extiende en los bosques de Omitlán y Huasca, también mantiene presencia en predios de Tulancingo, Acaxochitlán, Cuautepec, Acatlán y otras regiones de la entidad.

En un año considerado crítico para el tema fitosanitario (prevención y curación de las enfermedades de las plantas), la Promotoría Forestal en Hidalgo recibió 142 solicitudes de revisión de predios y áreas, y se estima una afectación a mil 605 hectáreas de arbolado, que también considera mezquites impactados por otra plaga de un insecto defoliador en la zona de Zimapán, el cual está en proceso de identificación y podría ser el llamado falso gusano soldado.

En cuanto a la plaga del falso soldado que se detectó en arbolado de mezquite estos se ubicaron en zonas de Zimapán y en la Barraca de Metztitlán. Mientras que en Tula y otros municipios se detectan otra plaga en palmeras.

A decir de los expertos, en el caso del escarabajo barrenador, se trata de un insecto que se encuentra en los boques de manera habitual, sin embargo, cuando tiene condiciones especiales como el calor y la falta de humedad, se debilita el árbol y el gusano se fortalece en su condición de reproducción.

La sequía es un factor que permitió a la plaga su rápida reproducción, pues sus larvas se alimentan del árbol hasta que este termina por matarlo.

En promedio cada hembra deposita entre 200 y 250 larvas cada 45 días, suficiente para que en tres meses terminen con un ejemplar de pino.

“La presencia de plaga no solamente se encuentra en bosques del municipio de Omitlán, también se tiene registro en arbolado de Huasca, y otros municipios como Tulancingo, Cuautepec, y Acaxochitlán, entre muchos otros”, informó en entrevista Julio César Cervantes Fernández, titular de la Promotoría Forestal en Hidalgo.

El funcionario federal, con base en sus registros, describió que cinco brigadas están trabajando en el saneamiento de las áreas rurales.

“Oficialmente damos seguimiento a través de una solicitud en ventanilla, se envía personal técnico especializado en sanidad para llevar a cabo el recorrido y se determinan las medidas a seguir para llevar a cabo el saneamiento”, explicó.

La dinámica de saneamiento en las áreas forestales en contra del descortezador, que afecta a pinos y oyamel principalmente, consiste en el derribo, troceo, descortezado y tratamiento químico del arbolado afectado.

Posteriormente se les notifica a los propietarios de los predios, ejidos o áreas comunales que se tiene que llevar a cabo la reforestación, con el mismo tipo de árboles y en estricta vigilancia para evitar que la plaga retorne.

En experiencia del ingeniero Cervantes Fernández, la llegada de las lluvias aminorará la propagación de estas plagas, pues los árboles se fortalecen y los insectos encuentran complejidad para subsistir.

En este sentido, Mario Alberto Cortés Núñez, director general de silvicultura, en la Secretaría de Desarrollo Agropecuario en Hidalgo (Sedagroh), coincidió que la plaga no está en una etapa de virulencia porque las lluvias han ayudado, pero si se presenta una ola de calor se reactiva la plaga.

Bajo un contexto de cambio climático para el funcionario estatal los tres años de sequía que ha enfrentado el territorio hidalguense generó las condiciones para que la plaga se multiplique.

En Omitlán ataca el escarabajo

Uno de los municipios ubicados en Corredor de la Montaña enfrenta la plaga del descortezador.

Se trata de Omitlán de Juárez que, en las localidades de Tres Cañadas, Cruz de Mujer, El Paso, López Rayón, Manuel Teniente, así como en algunas zonas de la cabecera municipal tiene detectada la presencia de grandes colonias del insecto.

La zona afectada es colindante con predios de Huasca de Ocampo, que se caracteriza por sus bosques.

Para el biólogo Raúl Melgarejo Meraz, director de Ecología de Omitlán de Juárez, el registro de la problemática del escarabajo dendroctonus o descortezador se tiene detectado principalmente en población de pinos, pero la condición es preocupante porque se trata de un área grande, integrada por varias hectáreas, que se extiende hasta el bosque de Huasca.

“Las larvas se alimentan de la capa intermedia que se encuentra entre la corteza y el tronco, pero al alimentarse van perforando el pino hasta matarlo”, expuso el funcionario, quien destacó que cuando la intervención es pronta se pueden salvar algunos ejemplares, pero es con una atención especializada y técnica que no afecte a otras especies de flora y fauna que se tiene que actuar.

La afectación del escarabajo descortezador no sólo es al ecosistema, también a los silvicultores que llevan a cabo aprovechamiento forestal de pino. Sin embargo, para el ingeniero Julio César Cervantes, esto generará mayor derribo de árboles y un excedente de madera.

142 solicitudes para sanidad forestal

El reporte de la Promotoría Forestal en Hidalgo indica que durante 2021 se han recibido 142 solicitudes para la intervención de sanidad forestal por presencia de plagas en predios.

En ventanilla se ingresaron solicitudes de: Acatlán, Acaxochitlán, Agua Blanca, Atotonilco El Grande, Cardonal, Chapantongo, Cuautepec, Eloxochitlán, Epazoyucán, Huasca de Ocampo, Jacala, Metepec, Metztitlán, Huichapan, Mineral de Monte, Tlahuiltepa, Tulancingo, Zacualtipán, Zimapán, Tula de Allende, Nicolás Flores, Omitlán, San Agustín Metzquititlán, Tenango de Doria, Santiago Tulantepec y Alfajayucán.

Se estima que son mil 605 hectáreas las afectadas, y 34 mil 855 metros cúbicos de madera los impactados. Sin embargo, se está llevando a cabo una segunda evaluación para realmente identificar cuáles son las áreas con la plaga en virulencia y requieren de atención inmediata por estar en brote de inicio.

Mario Alberto Cortes, director general de silvicultura en Sedagroh, explica que para enfrentar la problemática se mantiene una coordinación de apoyo interinstitucional, pues es un problema complejo derivado del cambio climático que ya impacta directamente en lo local.

“Nuestra colaboración es el trabajo con el Comité de Sanidad Vegetal (que preside Conafor) con sus especialistas porque ellos ya tienen un año y medio trabajando con esta situación. Nosotros entramos en el proceso para cuidar la Ciudad de Pachuca, pero nos integramos al comité que incluye a las Asociaciones de Silvicultores”, confirmó el funcionario.

Rememoró que una situación similar ocurrió en los años 1998 y 1999 en la entidad, y la integración del comité permite llevar a cabo un control en las zonas, sobre todo en dónde se carece de Técnicos de Manejo Forestal. “Como en Zimapán, Cardonal y áreas contiguas”.

La plaga del escarabajo descortezador se evidencio durante los últimos meses porque invadió el céntrico Jardín de los Hombres Ilustres en el Centro de Pachuca.

El manejo estratégico que se requiere permitirá aminorar los efectos, pero es necesaria la colaboración de alcaldías, productores y sociedad en general.