Morena, no te calientes granizo

Agujeros Negros



Al más puro viejo estilo Abraham Mendoza Zenteno y Julio Menchaca Salazar se reunieron en el restaurante a espaldas del Palacio de Gobierno en mensaje a la clase política hidalguense y a los otros aspirantes a la candidatura a gobernador en la antesala del proceso electoral, obligados por la temporada de “encuestitis”, donde la última que se conoce reduce la ventaja de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) sobre el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Y mientras unos llaman a la mesura como José Ramón Amieva Gálvez y advierte que quien come ansias se puede indigestar, otro como Andrés Caballero Cerón recuerda que será la Comisión Nacional de Elecciones la encargada de seleccionar  candidato; eso sí asegura que hombre o mujer, Morena tiene cuadros suficientes para conseguir la alternancia el próximo año además sentencia “algunos piden, falta que el partido les dé”.

Personajes y grupos impulsan a sus “gallos” lo que se refleja en adelantadas encuestas que ubican a supuestos mejor posicionados y omiten nombres de quienes tras las elecciones para diputados locales y federales se ganaron la mención y lo anima en el caso del ex secretario de Hacienda Arturo Herrera Gutiérrez que no va a cambiar la gubernatura del Banco de México por pelear en las urnas la de Hidalgo.

Esta adelantada efervescencia generó en parte el encuentro del delegado de Bienestar y el senador, que si bien tienen posibilidades, los ajustes nacionales por la también adelantada carrera presidencial, tienen efectos colaterales en Hidalgo, por el regreso a la cámara alta de Gabriel García Hernández que, al interior de Morena, dicen, daña las aspiraciones de Mendoza Zenteno.

Por eso, nadie puede darse con ventaja y menos amarrado porque aún no empiezan las negociaciones entre partidos para mantener y deshacer la coalición Juntos Haremos Historia que es un factor determinante para que los nombres de los aspirantes con posibilidades reales se pongan en la balanza, mientras no pueden poner granizo en un recipiente caliente, porque se derrite.