¿Acaso no soy una mujer? La integración de las Comisiones

En contra del mar



El lunes después de casi un mes de entrar en labores se integraron las 30 comisiones de trabajo en el Congreso. 

Un grupo de feministas han manifestado su oposición a que el diputado por representación proporcional, Luis Ángel Tenorio, presida la comisión de igualdad de género y proponen la creación de una comisión especial de la diversidad sexual.  

Estás demandas me recuerdan a esa peligrosa corriente del feminismo de la igualdad. Esta corriente propone buscar la igualdad “entre hombres y mujeres”. Parece que en su premisa no hay algo malo, pero hay más detrás. Impulsada en su mayoría por mujeres cis blancas, burguesas o de clase media, heterosexuales, el feminismo de la igualdad únicamente buscaba que estas mujeres consiguieran los mismos derechos que sus pares hombres cis blancos, burgueses, heterosexuales y que las macroestructuras de dominación como es la raza, la orientación sexual, el capital, entre otras se perpetuaran. Es decir, no se buscaba en realidad acabar con toda la desigualdad de todas, todes y todos. A través de esta postura feminista se da la impresión que todas las mujeres cis son víctimas, todas son buenas y por tanto por el simple hecho de ser mujeres deberían ocupar ciertas posiciones.  

También lee: Una legislatura dormida y una comisión de derechos humanos sin dirección

Siempre he sentido una leve incomodidad con la existencia de la comisión de derechos humanos y discapacidad, así como la de igualdad de género. Esto porque me parece que tanto el enfoque de derechos humanos, la apreciación de las identidades y la perspectiva de género tendría que ser un trabajo obligado y transversal a todo el resto de las comisiones. No me queda claro porque al hablar de derechos humanos, se tiene que hacer énfasis en discapacidad, manda un mensaje de que las personas con diversidad funcional fueran otra clase de personas. Por otro lado, la igualdad de género tiene que ser entendida más allá del binario hombrecis/mujercis. Género es una categoría social que nos ha permitido ver como a través del sexo, otra categoría social, se nos han asignado roles y estereotipos para el mantenimiento del sistema heterocispatriarcal. No es ni nunca será un sinónimo de mujer.  

Estas 2 comisiones a lo largo de su existencia en el Congreso son vistas como poco relevantes y trascendentes. No hay que olvidar que la última mujer que presidio esta comisión, hizo varios posicionamientos en contra del aborto y los derechos reproductivos. Y que, ni siquiera, se les turnaban todas las iniciativas en materia de género. Que en algún momento fue positivo porque sabíamos que esa comisión más que ayudarnos a avanzar, se había convertido en un lugar árido, irrelevante y hasta anti derechos.  

Checa: Feministas rechazan a Ángel Tenorio en comisión de Igualdad del Congreso

Comparto que el diputado Luis Ángel Tenorio no debería presidir esta comisión, pero no basada en que es hombre, sino por no cumplir con los requisitos para poder llevar esta tarea 

Como feministas tenemos que complejizar y elevar el debate, uno que sea incluyente y real. Por ello en este espacio manifiesto mi inconformidad con la integración de las comisiones en general. Si este Congreso quiere cambiar su forma de legislar y demostrar su compromiso con la población, tiene que revisar que en la integración de la comisión de auditoria no hay ninguna mujer ni en las secretarias ni en las vocalías. Tampoco las “comisiones importantes” están presididas por mujeres. Y en las llamadas “comisiones no importantes” colocar perfiles idóneos, pero con diputades que tengan mayor visibilidad para que estas comisiones funcionen y tomen relevancia.  

Finalmente, es importante mencionar que las comisiones no se deben de crear ni asignar por meros caprichos. Es decir, la propuesta de creación de una comisión de la diversidad sexual nos coloca a las disidencias sexo genéricas como otro tipo de persona. Al parecer, a las feministas se les olvida que dentro de las disidencias existimos las lesbianas, las bisexuales, pansexuales, mujeres trans, mujeres con discapacidad, mujeres indígenas, etc.  

Ya les preguntaba Sojourner Truth: ¿acaso no soy una mujer?  

Ninde MolRe

Ninde MolRe es lesbiana, abortera, feminista, acompañante, abogada y activista hidalguense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *