Tiempos electoreros

Rebeliones



Entre destapados y tapados, dimes y diretes, los diferentes perfiles que buscan ser ungidos por sus institutos políticos se pasan las horas “maquinando” que hacer para posicionar su perfil en las masas electorales, la mayoría de ellos utiliza cualquier pretexto para asistir a una reunión, o evento público, ya sea desde la colocación de una “primera piedra”, inaugurar una obra, entregar una dadiva, cenar en un puesto de taquitos o trasmitir en vivo una actividad “intima”.

También lee: Narrativa en desuso

Y es que la forma de hacer “política” se ha trasformado en consecuencia a la modernidad de las redes sociales y diferentes plataformas que contemplan el principio del metaverso, hoy en día podemos observar videos Tik Toks de equis funcionario, y mañana lo vemos en una comparecencia en el congreso local, ambas personas son la misma, solamente en facetas diferentes que en un gran porcentaje rallan en la ocurrencia y el ridículo debido a los arquetipos previamente establecidos de las características con las que debería contar un “político” en el sentido conotativo.

Por ello es curioso observar la creación de asociaciones u organizaciones en favor de la lucha contra la violencia de género, en aglutinamiento y defensa de las mujeres, en favor de grupos vulnerables y demás sectores rijosos que forman parte de la cruda realidad social, sin embargo, pareciera más de lo mismo, un episodio de déjá vu que cada proceso electoral trae consigo de forma automática, una neblina de bondad que hace aparecer recursos, y que como arte de magia, las gestiones inician a florecer, se “destraban” asuntos legales, caravanas de salud recorren el estado, la amabilidad y sonrisas a diestra y siniestra son el pan de cada día por parte de los “actores” que juegan precisamente eso, el papel de “héroe” en la tragicomedia pública.

Checa: Omar Fayad llama a diálogo entre aspirantes, pues sólo uno será abanderado

Fuera de estas ideas ortodoxas lo que debe importarnos son los resultados que contra cada uno de estos personajes en sus respectivas responsabilidades, la relevancia que nos ocupa a la ciudadanía, recae en su eficiencia y eficacia según sea su trabajo de estos sujetos, solamente ahí es donde podemos evaluar quien es quien y que esperar de ellos sin dejar de cuestionar sus pretensiones. 

Hugo Martínez

Licenciado en Psicología por la UAEH, cuenta con formación en la FCPyS, así como del ISS de la UNAM, de igual forma por UAM.