¿Qué nos dejó la movilidad este 2020?

Ciudad y movilidad



A principios de año iniciaba una pandemia que nos obligaba como personas a modificar nuestros hábitos de convivencia, desplazamiento y consumo, que transformaría por completo nuestras vidas; nunca imaginamos cuanto podría impactar en nuestros entornos sociales, económicos y de salud y que hoy nos obliga a ser más responsables y conscientes de nuestra situación actual.

La movilidad fue un año que se volvió trascendental en la vida de la gran mayoría de las personas, donde el salir a realizar una actividad esencial, desplazarnos hacia los diferentes puntos de la ciudad, se convirtió un reto para todos; el uso de cubrebocas, el distanciamiento físico en la vía pública y en el transporte público, el incremento de ciclistas en la vía pública que vieron una alternativa de movilidad en este vehículo y que hoy se convierte en un instrumento y  herramienta indispensable en cada uno de los hogares de las familias para desplazarse por los diferentes puntos de la ciudad.

El impulso que se le ha dado a la movilidad no motorizada en el país fue de suma importancia al promover infraestructura no motorizada, como es el caso de las ciclovías emergentes o ampliación de banquetas en algunas ciudades del país, así como reconocer el derecho a la movilidad y seguridad vial en nuestra Constitución y el empuje que han tenido diversos actores de la sociedad civil, expertos en temas de movilidad, autoridades entre otros para la armonización de una Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, entre otras acciones que se están haciendo en el país.

Si bien el 2020 fue uno de los años más complejos para las personas, la agenda de movilidad sostenible se posicionó como una de las más importantes, ya que se vio una oportunidad de regresar a realizar nuestras actividades cotidianas de una forma más sana, con distanciamiento y seguridad para todos. Después de 10 meses de haber decretado la pandemia por COVID-19 en nuestro país, nos encontramos con otra perspectiva de como vivir la vida y como transitar nuestras ciudades. Como sociedad debemos tener la capacidad de adaptarnos rápidamente a los cambios que vengan los próximos años y entender que la vida no será igual después de esta pandemia.

Ricardo Bravo

Activista, promotor de la bicicleta, amante del deporte de aventura y la naturaleza. Creo en el desarrollo sostenible y el trabajo en equipo.