Hidalgo reporta 62 mujeres víctimas de homicidio en 2021

Tula se mantiene como el municipio más peligroso para este sector de la población





En los primeros ocho meses de 2021 se registran 22 homicidios dolosos y 40 culposos contra mujeres en Hidalgo; además, 857 denuncias por lesiones dolosas y 426 por culposas.

En el contexto del Día Naranja para visibilizar la violencia contra las mujeres, se destaca que Tula se mantiene como el municipio más peligroso para la población femenina, luego de que este año se han registrado dos feminicidios y la tasa de incidencia es de 3.24 por cada 100 mil mujeres.

Con 62 homicidios ocurridos en la entidad, se destaca que por cada ilícito identificado como doloso hay dos culposos. Y un dato a destacar es que, en los dolosos, en al menos el 55 por ciento no se cuenta con datos de la edad de las víctimas. 

Te recomendamos: En México se han registrado 107 feminicidios durante agosto

En el rubro de lesiones, las cifras publicadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) se informa que de enero a agosto suman 875 denuncias presentadas ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) por lesiones dolosas. La tasa de incidencia es de 53.1 por cada 100 mil mujeres.  

Contrasta con la medición en la tasa de lesiones culposas que es de 26.4 por cada 100 mil hidalguenses, cuando la media nacional es 17.1. En este delito, Hidalgo se ubica entre las primeras seis del país en la incidencia.

Los secuestros registrados de mujeres este año suman tres víctimas, una era menor de 18 años.  

Ante un delito como la extorsión, que en la entidad gana terreno, según lo reveló la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2021, hasta el momento suman 23 mujeres quienes denunciaron el ilícito ante el Ministerio Público.  

De enero de agosto se detectaron 11 niñas y adolescentes víctimas de corrupción de menores, pero en el caso de quienes estaban inmersas en la trata de personas, fueron tres más.

La preocupación de detectar estos ilícitos radica en que son delitos graves que impactan en la vida de una mujer de manera lacerante.