Gabinete toma forma; Alito mostró su poder

Historias que contar

La semana pasada, jueves también, Claudia Sheinbaum Pardo, virtual presidenta electa, presentó a cuatro colaboradores más que serán parte de su gabinete. Fue la tercera sesión pública para cumplir con los tiempos establecidos que ella oportunamente previó.

Los designados fueron, Rosa Icela Rodríguez, Secretaria de Gobernación; Omar García Harfuch, Secretario de Seguridad; Ariadna Montiel, Secretaria de Bienestar, en donde repetirá acciones, y Mario Delgado, secretario de Educación. Se llegó así a 16 nombramientos.

Sheinbaum destacó durante una disertación en el Museo Interactivo de Economía, que los funcionarios, quienes formalmente asumirán funciones desde el primer día del próximo octubre, son mujeres y hombres cumplidores, profesionales, parte de la Cuarta Transformación y que se ha ya trabajado con ellos. Posteriormente le preguntaron si había sido difícil decidir por los cuatro y respondió: “Escogimos a quienes cumplen la función de ser honestos, que tengan convicción en el proyecto, conozcan sus áreas y que hayamos trabajado juntos antes”.

Puedes leer: Gabinete sin controversias

En un adelanto de sus funciones, quien será titular en Gobernación, Rosa Icela, dijo que impulsará “diálogo, civilidad y respeto” para resolver las problemáticas nacionales. Y aludiendo a Claudia, explicó que realizó en campaña una serie de compromisos que se tienen que cumplir. Resaltó que se le dará valor a la palabra de mujer.

García Harfuch trabajará en coordinación con las fuerzas armadas y no se tratará de aplicar “mano dura sino eficiente”. Trabajaremos “incansablemente por la seguridad del país”, anticipó, Trajo a colación que elementos del “Ejército y la Marina han arriesgado su vida. Hemos perdido muchísimos compañeros, Y enfatizó que no se tratará de aplicar” mano dura, sino eficiente”.

Montiel, quien repetirá en Bienestar, aseguró que los programas “tendrán larga vida”, “siempre manejándolos con un presupuesto honesto y transparente”. El reto, manifestó, es llegar plenamente a los indígenas y los pobres.

Mario Delgado, todavía dirigente nacional de Morena, será próximo titular de la Secretaría de Educación Pública. Fue decisión que no dejó de sorprender. Pero recurriendo a un pasado cercano, está al frente del partido en el poder desde noviembre a 2020 hasta ahora, solo que antes fugió como senador y diputado federal y en la gestión de Marcelo Ebrard en la ciudad de México, fue secretario de Finanzas y de Educación.

Lo que se pueda esperar cuando encabece la SEP, reconoció “el papel protagónico” del magisterio de la nación en la formación de personas y ofreció ser “aliado” de los mentores. Se refirió también que se consolidará el esquema de becas para estudiantes de diversos grados, así como el modelo de la Nueva Escuela Mexicana.

Se apreció que mantiene una buena relación con el SNTE, aunque no se diría que igual con la CNTE. Lo singular con Delgado es que en principio hubo críticas por su nombramiento, pero después fluyeron apoyos de diversas instituciones educativas.

Alito somete al PRI

Al final no fue sorpresa que el presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Alejandro Moreno Cárdenas –Alito– impusiera condiciones, y en una dominical asamblea nacional, con el respaldo de 3 mil 200 militantes, se cambiaran estatutos que le abrieron amplio campo para continuar ocho años más como dirigente.

La decisión se tomó a puerta cerrada y se ignoraron inconformidades de priistas de antaño y de hoy.

En el PRI, historia de 95 años, no había ocurrido algo semejante. Y lo que pasó dará material infinito para analizar, porque el puño fuerte dejó su huella.

Mostrar más