Omar Fayad, predicar con el ejemplo

Agujeros Negros



El llamado a la unidad del gobernador Omar Fayad Meneses a los aspirantes a la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a sucederlo en el Poder Ejecutivo de Hidalgo, tiene como principal ingrediente la congruencia, porque en dos ocasiones los astros no se alinearon a su favor a pesar de que en su segunda oportunidad era el mejor posicionado, las condiciones políticas no le favorecieron. 

Ambas ocasiones, aportó su capital político para contribuir a los triunfos de Miguel Ángel Osorio Chong y de José Francisco Olvera Ruiz, en el entendido de que, al ganar ellos, ganaba su partido y su militancia, a sabiendas de que habría nuevas oportunidades de servir y crecer en la política, lo que requirió de disciplina, responsabilidad y madurez política. 

También lee: Los 10 de Morena

En 2005, la lista de aspirantes era extensa: Gerardo Sosa Castelán, José Antonio Rojo García de Alba, Ernesto Gil Elorduy, Julio Menchaca Salazar, Aurelio Marín Huazo, Alberto Meléndez Apodaca, Carolina Viggiano Austria, Omar Fayad y Miguel Ángel Osorio Chong, al salir como mejor posicionado este último, fue el primero en sumarse, lo que obligó a las declinaciones en cascada, incluyendo al jefe del Clan Universitario. 

En 2011, los finalistas fueron cuatro: Carolina Viggiano Austria, Jorge Rojo García de Alba, José Francisco Olvera Ruiz y Omar Fayad, las encuestas lo daban como el mejor posicionado, sin embargo, la jefatura política se inclinó por Olvera Ruiz, quien había sido secretario de Gobierno y era presidente municipal de Pachuca, quien en el proceso constitucional apenas pudo sacar ventaja de cuatro puntos a Xóchitl Gálvez Ruiz. 

Checa: Omar Fayad llama a diálogo entre aspirantes, pues sólo uno será abanderado

En la siguiente sucesión, se presentó la “AntroPRIfagia” Olvera Ruiz trató de evitar que el candidato fuera Omar Fayad, alentó a David Penchyna, para intentar polarizar y sacarse de la manga a su ex secretario de Gobierno, Fernando Moctezuma Pereda. No pudo, y previa confrontación de Francisco Olvera con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, generó la desestructuración de parte importante del PRI. 

Tanto, que en la elección de Omar Fayad como gobernador, si bien sumó 500 mil votos, el PRI solo pudo ganar 21 ayuntamientos y perdió la mayoría en el Congreso local, luego vino la debacle federal del 2018 y, la lenta recuperación. De ahí su llamado a los aspirantes del PRI a sucederlo en la gubernatura de Hidalgo: Carolina Viggiano Austria e Israel Félix Soto, a la unidad y a la no simulación, porque predica con el ejemplo y sabe que, de no consolidarse la unidad, todos perderán.