Omar Fayad cumple en el gobierno estatal

Historias que contar



El domingo 5 pasado, Omar Fayad se presentó ante la naciente LXV Legislatura para entregar su quinto informe. Dirigió, asimismo, sentido mensaje de unidad. 

Precisó que el presupuesto estatal estará a disposición de los diputados para que lo analicen sin filias ni fobias. 

Hubo una escena que remarcó el tono cordial en la Cámara. Fincó colaboración con Francisco Xavier Berganza, coordinador de la fracción morenista. Dejaron atrás añejas diferencias. 

Sugerimos: El emotivo adiós de Julio Scherer

Contendieron por la gubernatura y surgieron diferendos. Hoy se diría coloquialmente, año nuevo, vida nueva. 

Dos días después asistió en emergencia a Tula. Fuertes lluvias provocaron inundaciones y de ese vendaval de agua y viento se colmó la unidad hospitalaria 5 del IMSS que afectó a pacientes con Covid; 14 murieron. 

Fayad, en la embarcación en que se trasladaba, en lo que parecía una laguna, volcó. Sin consecuencias; inesperado.  

Se implementó una alerta en municipios cercanos: Tepeji, Ixmiquilpan, Tlahuelilpan. 

Ese martes 7, se registró un sismo. Desesperación y miedo para miles. 

El gobernador estuvo ahí; nadie podría contarle de los inesperados episodios septembrinos. 

Las charlas con el entonces candidato 

El reportero platicó con Fayad,  y no recuerda expresiones de mal gusto de quienes destacaban en entornos políticos. Quizá, ligero el tono: “No sudo calenturas ajenas”. 

Cercana la elección, compartimos café en restaurante pachuqueño.  

Lo habitual era una despedida afectuosa, pero no terminó ahí. 

Anunció: “Te acompañó a la salida”, en zigzagueo, se dirigió a los comensales, en cada mesa repitió, “Soy Omar Fayad, a sus órdenes”. 

Seguro sirvió para sumarle sufragios. 

También recomendamos: 11-S: la tragedia que engendró tragedias

Antes de su quinto informe, enfrentó agudo cuadro de salmonelosis. Internado en hospital pachuqueño, se recuperó. 

Algo semejante pasó el 20 de marzo de 2020, alcanzado por Covid-19. Lo superó. 

En este 2021, de difíciles sucesos, recibió reconocimiento de Alejandro Moreno Cárdenas, dirigente nacional priista, al respaldarlo para conducir el proceso en que se elegirá nuevo ejecutivo estatal. 

Hurgando en archivos nada organizados, apareció un ejemplar de El Sol de Hidalgo del 6 de septiembre de 2016. Un día antes tomó posesión como gobernador. 

El titular principal fue “Hidalgo crecerá, enfatiza Fayad”. 

Destacó una imagen en que aparecían Luis Enrique Baños, Miguel Osorio, entonces presidiendo la Segob, María Luisa Pérez Perusquía, el ex gobernador Francisco Olvera, Rosario Robles y Juan Manuel Menes Llaguno. 

Ligeramente abajo, amplísimo estrado, Fayad, el brazo derecho extendido, rindió protesta. 

Asumieron funciones alcaldes hidalguenses. Destacaban Yolanda Tellería, Pachuca, y Raúl Camacho, La Reforma. 

Asimismo, entrevista al Ejecutivo de Puebla, Rafael Moreno Valle, augurando: “Habrá buen sexenio”. 

La presencia de Fayad Meneses en la entidad fue intensa, en encargos públicos y políticos. 

Nacido en Zempoala el 26 de agosto de 1962, estuvo en la Ciudad de México. Egresó de la UNAM como licenciado en Derecho, curso maestría en seguridad pública y ciencia policiaca y posgrado en el Instituto Mexicano de Investigación y Desarrollo Político. 

Se desempeñó como diputado local, federal, senador y dirigente estatal del PRI 

En Hidalgo, secretario de Educación Pública, Procurador General de Justicia, Secretario de Agricultura, mismo puesto en Desarrollo Social, alcalde de Pachuca, Presidente de la Conferencia Nacional de Municipios de México, y otros encargos, muchos más.  Se olvidan. Avanza el alzheimer. 

Se casó con la reconocida actriz Victoria Ruffo. Tienen dos hijos. 

En lo físico no ha registrado cambios. Delgado, ágil caminar. Quizá lo que establece diferencias es cuidado bigote. Únicamente eso. 

(Daños por inundaciones en municipios del Mezquital, llevan a una sincera solidaridad. Alguien me dijo: “Si has padecido, entenderás a quienes hoy padecen. Y sí, he padecido).