Las mujeres que luchan se encuentran

Lo personal es político

Tengo mucho tiempo reflexionando y comentando en diversos espacios lo importante que es rescatar la memoria histórica en los diferentes movimientos sociales que han existido en nuestro país, porque muchas veces no entendemos que parte de lo que está ocurriendo sobre todo en temas de derechos humanos ha tenido que ver con distintos procesos sociales, políticos, económicos que han ocurrido en Latinoamérica para que podamos ir avanzando aunque a veces lento pero sí de manera firme, recordarnos ¿Por qué se usa el pañuelo verde? No como una marca, sino por las luchas que se encuentran, como es el de las  Abuelas de la Plaza de Mayo que buscan a sus nietos/as desaparecidas durante la dictadura militar y el movimiento feminista que buscó despenalizar el aborto en Argentina, ambos movimientos han logrado su cometido encontrándose.

Escribir para que no olvidemos a mujeres como Martha Sánchez Néstor con todos los aportes que hizo a distintos movimientos sociales como el zapatismo, el indígena y por supuesto el feminista,  es poco lo que puedo decir de lo mucho que es Martha  Sánchez Néstor para este país, fue una líder perteneciente al pueblo originario amuzgo de la Costa Chica de Guerrero, fue parte del Consejo Guerrerense 500 años de Resistencia Indígena y de ahí apoyar al EZLN, su encuentro con otras mujeres  que luchan como la Comandanta Ramona, Brígida Chautla, Libni Dircio, Tarcila Rivera por la reivindicación de la participación política además con Sofía Robles y Felicitas Martínez Solano con quienes creó la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas, después su encuentro con otras  mujeres como Marta Lamas, Patricia Mercado sabiendo de su liderazgo a través del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, crearon un programa para capacitar y fortalecer a otras mujeres, con el Fondo Semillas en Guerrero impulso la Red de  Mujeres Jóvenes, Indígenas y Afrodescendientes,  fue reconocida a nivel internacional por la  Revista Forbes y la organización Women Deliver por su compromiso con la salud de mujeres y niñas, hizo cooperativas, fue funcionaria pública  pero siempre  andando los caminos del sur con su alegría y su sonrisa.

La voy recordar siempre tejiendo simbólicamente con otras mujeres como lo hacen y de quienes debemos de aprender mucho: las mujeres de los pueblos originarios, que dialogan, se ponen de acuerdo por el bien común, justo eso fue de las cosas más visibles que hizo recientemente cuando formó parte del grupo que pusieron en la agenda pública  que era necesario que una mujer indígena presidiera el Consejo Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación (CONAPRED).

Así, con toda la tristeza que tenemos en el movimiento feminista latinoamericano y el personal, nos deja  Martha Sánchez un inmenso legado y caminos que seguir arando, pero sobre todo recordar(nos) que cuando nos encontramos mujeres como ella que luchan es importante impulsar a otras porque el camino del feminismo también es colectivo y por el bien común ahí se entretejen los pueblos originarios y el feminismo como ella me enseñó y que no, no vamos ni llegamos solas. Hasta siempre, Martha.

Adriana Patlán

Feminista, activista por los derechos de las mujeres, actualmente es Directora de la red por los derechos sexuales y reproductivos en México (ddeser) que acompaña en 15 estados el acceso al aborto legal y seguro, Consejera Social del INMUJERES por el estado de Hidalgo y Consejera Consultiva en temas de la Procuraduría de Justicia del Estado de Hidalgo.