Fayad instruye cerco epidemiológico ante posibles casos de cólera en Tula

Hay dos casos de cólera en Tula

Instrumentan cerco epidemiológico ante de la detección dos posibles casos de cólera en el municipio de Tula, tras la inundación de agua negras del Río Tula, informó el gobernador Omar Fayad Meneses.

Lo anterior en entrevista, luego de dar el banderazo de salida de cuatro tráileres, camionetas tres y media y pick up con 113 mil artículos consumibles y de limpieza, para la población damnificada en los nueve municipios afectados.

Omar Fayad destacó que los dos casos de posible cólera se están monitoreando para evitar que se conviertan en brotes.

Te recomendamos: Salud reporta 3 casos sospechosos de cólera en Tula

“Tenemos que ser cuidados para sacar el agua y llevar a cabo la limpieza, además de la reconstrucción. Ya se está haciendo el cerco epidemiológico, tener el cuidado con las personas que están alrededor de dónde se detectaron los casos”,

expuso el gobernador.

Ademas, advirtió que sino se tiene el cuidado pueden derivar en una situación delicada, pues el riesgo está en que se puede convertir en un brote.

Si bien la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) alertó que se identificaron tres casos sospechosos de diarreas agudas entre la población damnificada, este miércoles el gobernador indicó que los casos ya detectados son dos, pero se mantendrán el cerco epidemiológico.

Además de que ya se cuenta con un módulo de Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece).

Puedes leer: Llaman a no dejar escombros en lugares inapropiados ante riesgo sanitario en Tula

Pide erradicar burocracia cuando hay una emergencia

“Es necesario erradicar la burocracia cuando hay tragedia y atender la de inmediato”,

pidió el gobernador Omar Fayad.

De la misma manera, destacó que no se puede acceder a recursos económicos federales para atender la población porque se tiene que integrar expedientes y que se emita la declaratoria de zona de desastre para que se autoricen los recursos federales.

También expresó que hasta el momento es la entidad quien ha aportado los recursos y la sociedad civil quien contribuye con alimentos, enceres, ropa, botas e incluso prestó maquinaria, pero se requiere de los recursos de la federación porque la entidad está rebasada.

“Queremos que la región sea declarada como zona de Desastre para poder acceder a recursos federales que se requieren para salir adelante y apoyar a las familias damnificadas”,

subrayó.

Confirmó que de entrada se requieren 6 mil 500 millones de pesos para comenzar con la rehabilitación de la zona afectada, es decir, Tula y los ocho municipios.

“He pedido que se alce la voz en las Cámara de Diputados y Senadores para que de una vez por todas se emita la declaratoria de Tula y los municipios como zona de desastre, y que no caigamos en la burocracia, pues con solo caminar diez minutos en la zona cero bastan para ver el desastre”,

explicó.

Pidió que se termine el proyecto de la Planta de Tratamiento de Atotonilco de Tula, y se conciba un plan de mitigación completo a largo plazo para evitar la contaminación y considerar el tratamiento de las aguas residuales, y que sólo la federación puede apoyar con esos recursos.

“No estoy exigiendo nada por algo que no nos ganamos a pulso, por el contrario es una defensa social de los derechos”,

consideró el gobernador.

Asimismo, destacó que Hidalgo manda agua limpia a la Ciudad de México y zona metropolitana, y la regresan como aguas negras al Valle del Mezquital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *