Declaratoria de sitio Huapalcalco, detonaría despertar turístico en Tulancingo

La declaratoria de Huapalcalco ayudaría al desarrollo económico de Tulancingo





La búsqueda de declaratoria del sitio Huapalcalco como zona de Monumentos Arqueológicos, ayudaría no solo a la protección y conservación, también al capítulo pendiente de desarrollo económico de Tulancingo a través de un modelo de turismo de gestión.

Lo anterior señaló Luis Felipe Sigüenza Acevedo, Presidente de la Comisión de Turismo Cultural y Religioso de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, en entrevista a La Jornada Hidalgo.

El experto en turismo cultural aseguró que con dicha declaratoria, el Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH) ayudaría a Tulancingo a entrar a un catálogo nacional de zonas que bien vale la pena preservar y publicitar mediante un aprovechamiento responsable vía turismo cultural.

“Tulancingo está en una enorme oportunidad de aceptar este despertar turístico, porque ha sido una zona de paso para grupos humanos durante mucho tiempo. Es puerta de entrada para viajeros, pero no hay un antecedente solido de desarrollo turístico que atraiga al forastero para pernoctar en este lugar”,

expuso.

Asimismo, Luis Felipe Sigüenza Acevedo, resaltó la importancia de Tulancingo como cabeza de región en ese despertar turístico que impacte y sirva de referencia para otros municipios cercanos, en especial de la Otomí-Tepehua.

Se lograría cadena de valor turística en Tulancingo

El Presidente de la Comisión de Turismo Cultural y Religioso de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, destacó que en un modelo de turismo de gestión deben estar presentes: gobierno, sector empresarial, sociedad civil organizada y academia.

Te recomendamos: Sitio arqueológico Huapalcalco en el abandono; sin elementos que custodien

Ante ello, Sigüenza Acevedo plantea que si el Municipio tiene la voluntad política, se puede pensar que sea la propia autoridad local la que encabece el proceso de empoderamiento de Tulancingo como destino turístico, y de ahí que su papel es fundamental en este proceso.

En este sentido, explicó que el gobierno municipal deberá contar con una especie de censo de servicios asociados al turismo, desde la rama hotelera, restaurantera, hasta el pulquero, el que hornea la barbacoa, la señora que corta las tunas y vende en bolsitas.

“Estamos hablando de un todo, de aquellos que de alguna manera generan un producto y que van a vender al turista, a veces mucha gente que pudiendo estar no se reconoce como parte de una cadena de valor, pero, quién les ha dicho que ellos pueden ser parte de una experiencia turística”,

dijo.

Huapalcalco, punta de partida de Tula y Teotihuacán

Por otra parte, el especialista en turismo cultural plantea que una vez hecha la declaratoria, se tome a Huapalcalco como punto de partida para entender Tula y Teotihuacán, zonas arqueológicas de mayor tamaño pero no mayor importancia para entender el devenir histórico.

Es decir, enfatizó, que si alguien interesado en el México antiguo quisiera conocer realmente los orígenes de las culturas mesoamericanas, tendrían que venir primero a la zona de Huapalcalco.

“Se puede hacer de Tulancingo y específicamente de la Zona arqueológica de Huapalcalco, el umbral o la puerta de entrada para entender a las culturas Mesoamericanas”,

mencionó Sigüenza Acevedo.

«La gente puede pensar que Huapalcalco no es Teotihuacán, porque no tiene la monumentalidad, pero aquí no se habla del tamaño, aquí se habla de su antigüedad y del valor que representa”,

aseguró.

Lo más importante del sitio Huapalcalco, dijo, no es la pirámide, lo más importante ha sido descubierto en las cuevas, sus pinturas rupestres, y las excavaciones donde han surgido flechas muy antiguas, un hacha y entierros.

“Muchas veces olvidamos los ciudadanos de a pie que estos recursos arqueológicos no son solamente un montón de piedras ahí colocadas por lo antiguos habitantes de la región”,

enfatizó

Sigüenza explicó que es como si Tulancingo tuviera un libro muy antiguo y valioso –sitio Huapalcalco- expuesto a la intemperie y al deterioro, cuando en realidad es un tesoro único.

Municipio de Tulancingo/Foto: Nathali González

“Huapalcalco es el libro en el que se narra la historia no solo de la región de Tulancingo, sino la historia del centro de México, la historia de Mesoamérica, la historia de nosotros como mexicanos”

explicó.

“Lo que tendríamos que hacer es tomar ese libro, guardarlo en un lugar adecuado y leerlo, para poder aprender del sitio arqueológico de cuán importante ha sido el devenir de la humanidad en esta parte de México que hoy conocemos como Tulancingo”,

aseveró.

Remarcó que si bien Tulancingo tiene muchas fortalezas –industriales, ganaderas, agrícolas- se ha olvidado la parte histórica.

“Aquí se narran historias del origen de los mexicanos, y entonces la zona arqueológica Huapalcalco ya no es solamente una más”,

señaló.

Puedes leer: Asociación gana demanda; obliga a INAH a resolver declaratoria de Huapalcalco

“Los que nacen y viven en Tulancingo pueden presumir de una historia que no se ha interrumpido en 12 mil años, que son fácil de decir pero difícil de pensar. Estamos hablando de la época en que aquí había mega fauna, seres humanos cazando mamuts, y están las evidencias que nos permiten afirmar que aquí existió eso”,

sostuvo.

“Grandes culturas madre del planeta tierra como la egipcia, la mesopotámica, la china podrían presumir de algo de lo cual tenemos una huella única aquí en Tulancingo”,

aseguró.

Declaratoria para no borrar la huella histórica en Tulancingo

Luis Felipe Sigüenza sostuvo que como especialista en el tema cultural, la declaratoria de Zona de Monumentos del sitio Huapalcalco es un tema de voluntad del INAH.

En su reciente visita a Tulancingo, opinó que el lugar no está tan deteriorado, porque aun cuando hay huellas de vandalismo, grafiti y basura, en realidad es mínimo comparado con otros lugares.

“El avance de la mancha urbana está normal, hay sitios arqueológicos que hoy son estandarte muy exitosos, como Mitla en Oaxaca que está al interior del Pueblo Mágico y las paredes antiguas de los palacios zapotecos prehispánicos son los que utilizan hoy día los vecinos, la iglesia y las instituciones”,

enfatizó.

“Porque Mitla al igual que Huapalcalco nunca dejó de estar habitado, siempre ha sido parte de la vida del pueblo, hasta pintoresco termina siendo. No creo que en estos momentos el sitio Huapalcalco se trate de historias de despojos o de desplazar a la gente, nada de eso”,

acotó.

“Lo que se está buscando es la consolidación de un sitio arqueológico para que sea reconocida la zona de Monumentos Arqueológicos, pero eso no implica sacar a nadie»,

anotó.

Sigüenza Acevedo puntualizó que no es una necedad de defender piedras, es preservar una huella histórica, irrepetible y única. «De una manera hasta milagrosa porque está ante nuestros ojos, ya desde hace mucho tiempo pudo haber desaparecido”.

“Tenemos evidencia de otros lugares del país, donde las zonas arqueológicas han sido arrasadas, ocupadas para cimientos de nuevas casas, donde todo lo que era la huella de nuestra historia quedó borrada para siempre, y ese no es el caso de Tulancingo, todavía hay manera de defenderlo”,

concluyó.